Suscríbete por e-mail

…de cómo fuimos a dar a la Estación de Poesía, un breve recuento de los acontecimientos.

Por: Luis Alberto Palacios R.





Desde que decidimos hacer una maratón de 12 horas de lectura continua de Poesía para El Festivalote, bautizada como “Estación de Poesía” (porque estuvo ubicada a la par de la estación de la Policía de Turismo); sabíamos que el reto realmente era grande, que era un verdadero desafío conseguir que en Panajáchel hubiera poesía de corrido tanto tiempo, y poder amalgamar dos factores clave, el primero conseguir la afluencia de poetas que pudiera darle vida al evento y al público receptor que con su presencia retroalimentara a los valientes lectores.
El afiche publicitario de 12 Horas de Poesía Continua, diseñado por la Dirección General de la Revista Ati generó una gran expectativa, y se vertieron comentarios positivos en diferentes grupos intelectuales acerca del ambicioso proyecto de mantener durante todas esas horas una sola temática: La Poesía.


De esta forma se divulgó la convocatoria abierta (masiva a su manera) que tuvo su mayor impacto en Internet, principalmente a través del correo electrónico. Poco a poco y con algo de escepticismo se fueron inscribiendo los poetas, sorprendiendo con que una buena parte de los inscritos previo al 17 de Noviembre brillaron por su ausencia, y ni siquiera llamaron para justificarse por lo que se les recuerda que cuando uno se inscribe a cualquier eventualidad y da sus datos está asumiendo un serio compromiso de asistir.



También se convocó a las Editoriales para que contribuyeran con una donación de libros. La Editorial Palo de Hormigo no escatimó en colaborar y cordialmente donó poco más de 300 libros de diversas ramas y con muy buen material, muchas gracias a su director Ulysses Cifuentes por su buena disposición para colaborar.


La lectura empezó tarde, muchos minutos de retraso ante una serie de inconvenientes que no pudieron vencer al corazón que se le puso a la maratón, y con un corto poema infantil la niña Ana Cáceres de cinco años abrió el ininterrumpido encuentro con la poesía. Seguidamente un grupo de 10 señoritas estudiantes de Magisterio en el Colegio Maya Tzoloj’ Ya’ hicieron su intervención declamando poemas en Kakchiquel. Después leyó Julieta Guoz estudiante de UVG Altiplano primer lugar a nivel regional en el V Certamen de Arte por la Paz y le siguieron los directores de Nada Editores. Posteriormente el constante e incansable poeta de San Pedro la Laguna Pedro Chavajay quien estuvo desde el inicio hasta el final de la lectura, a él le siguió el Señor Francisco Medrano de Chimaltenango quién tuvo 2 cortísimas participaciones leyendo un escaso material que más bien era burdo, chusco y sarcástico que de calidad, aprovechándose de la buena onda de los organizadores del Festivalote para vacacionar cómodamente un fin de semana en Panajáchel. También leyó el ahora descubierto poeta Balam Portillo. Y así siguieron leyendo poesía el Arq. Luis Palacios Martínez, Lucía Escobar, Criss Warfield, Jorge Hernández, Cristian Giverra, Gabriel Woltke, Linda Batres, Lu!, Arody, Ramiro Sánchez, Neltón David Santiago, David Reyes, algunos poetas más cuyos nombres ya no pude conseguir y yo que dividí mi material en tres secciones. El resultado indica un balance positivo porque es la primera vez en la historia de Panajáchel que se lee poesía 12 horas continuas a pesar de intermitente asistencia de público la poesía es parte del lago de Atitlán.


2 habladas:

Chris Warfield dijo...

Estuve alli. Declame un poema, no pude ver mucho de los otros poemas, por que, como decirlo, estaban en creacion algunos de los mas tristes, ese mismo dia, por las experiencias que estaban pasando en ese mismo momento. Para variar causados por una mujer, ya en las cenizas de nuestro affaire.

Saludos, estar alli fue un privilegio con todos ustedes.

oveja negra dijo...

excelente don chris, recuerde que las buenas lecturas de textos propios siempre ayudan a purificar las costras del alma.